Comentario de Carlos Calvo

Hace más de un año cuando la TV de Cuba informaba al mundo sobre la proclama de Fidel, sobre el traspaso de poderes y la supuesta operación a que estuvo sometido el dictador. Todos celebramos en el exilio la noticia con mucha alegría, pero ¡que lejos estábamos de la verdadera situación de Cuba! ¿Qué pasó? Se nos llamó ese mismo día a un grupo de personas para que nos presentáramos en las instalaciones del canal 41 para emitir criterios de acuerdo a la experiencia de cada uno de la situación cubana. Cuando se me preguntó en base a los acontecimientos; yo respondí, que a partir de ese momento la dictadura comenzaría un plan de desinformación a la opinión pública dentro y fuera de Cuba que se mantiene hasta el momento

Tanto Raúl como Fidel y la cúpula gobernante sabían que dicho problema era irreversible por eso, cuando pasaron algunos meses, el mismo Fidel dijo que todo alrededor de su estado de salud era un secreto de estado. Eso fue un mensaje a todo el personal médico, a los miembros de su escolta y algún dirigente con acceso a su lecho de muerte y quien se atreva a decir algo sobre su estado, estaba revelando un secreto de estado y eso se paga con la vida.

Esto nos da que pensar. Yo, muy particularmente, digo que Fidel se debe encontrar muy mal o me atrevo a decir que se encuentra con vida artificial.

No es la primera vez que se hace esto en Cuba, lo mismo ocurrió con el escritor cubano Nicolás Guillen, quien estuvo un tiempo con vida artificial hasta que se le otorgara el premio España; dicho premio si mas no recuerdo era de $90.000 dólares. Digo todo esto porque me consta, ya que a mí y a tres oficiales más de Seguridad Personal nos tocó cuidar al escritor hasta que lo enterraran.

Por eso, en base a lo vivido durante 10 años protegiendo a Fidel y su familia, expongo todo esto.

Me he percatado por fotos mandadas desde Cuba e informaciones recibidas, que han habido algunos movimientos en Seguridad Personal y mucha de la gente del grupo operativo de Fidel, está ya formando parte de la seguridad del Segundo Secretario, como se le llama a Raúl por los miembros de seguridad personal. También a los “comandantes de la revolución” se le han reforzado su seguridad. A Carlos Lage, a Alarcón también le pusieron como escolta al capitán Víctor, del puesto de mando de palacio.

He recibido información fidedigna de que Raúl no está durmiendo todas las noches en el mismo lugar. Todo esto nos hace pensar que Fidel ya está fuera, y estoy convencido que la noticia que estamos esperando no la van a dar hasta que no depuren a las Fuerzas Armadas y al Ministerio del Interior y los organismo centrales del estado.

Por el hermano Carlos Calvo.

0 comments: