Mensaje a los espias activos cubanos.

"Los bárbaros que todo lo confían a la fuerza y a la violencia nada construyen, porque sus simientes son de odio." Hoy les habla el apóstol, hoy el cubano de buen obrar, el hombre bueno se acerca para decirles que en el odio y la mala fe está vuestra propia destrucción, pero a similitud de los preceptos bíblicos las malas acciones, la mala obra y los servicios a quien oprime a nuestra tierra se ramifican sobre la simiente y revertido en serpiente, ultima moralmente como a Lacoonte a sus hijos ahogándoles en un mar de desprecio perenne hacia la mala obra del padre. Solo el bien, el paso decidido hacia la luz arranca de la oscuridad a quienes en medio de la confusión o en el deber de proteger a la familia han hundido, sus manos en el fango de la desidia castrista que desgobierna la patria.Hombres de honor sufren el acoso de los implacables servicios de inteligencia del tirano, hombres que tras determinadas circunstancias se han educado, entrenado y prestado servicios en diferentes organizaciones castristas pero que viéndose traicionados en la esencia de la idea que un día tomaron como su fe, no encuentran el modo de eludir una responsabilidad para la cual no están preparados, servir a los que mancillan a su pueblo, a esos niños que devoran angustiados ante los ojos de sus padres el pan que les guardaron a su regreso, de esos ancianos que carentes de esperanzas ya no temen a la muerte pues es la solución a sus pesares. Esos niños pueden ser los hijos de esos hombres, esos ancianos pueden ser vuestros padres. ¿Queréis seguir siendo parte del brazo ejecutor del tirano?, ¿queréis exponeros a que vuestro hijo os pregunte el por qué de tal conducta? Un paredón de fusilamiento es terrible pero es rápido, el dolor se volatiliza apenas unos segundos tras los disparos, ¿pero os imagináis el dolor de siglos de una pregunta?: ¿Por qué lo hicistéis, papá?Cinco decenios, diez lustros, ¿no os resulta demasiado prolongada esta tiranía en tierra de hombres bravos? ¿A que temen? Den el paso de una vez y ofrezcan a sus familias el derecho que tienen de ser libres, den el derecho a sus hijos a sonreír el día de mañana cuando digan: Mi padre no se dejó engañar, no se dejó manipular, mi padre es un hombre de bien, mi padre es de los buenos. Estáis a tiempo de trocar vuestra alma en luz, en amor. Hay muchos que por miles de razones, de circunstancias muy particulares se mantienen en puestos que representan a la tiranía, pero los cubanos buenos, los que levantaremos sobre las cenizas del castrismo una Cuba verdaderamente libre, sabemos que el fondo de sus corazones llevan lastres de amor, hijos, madres, abuelos. Les comprendemos y es nuestro deber hasta tenderles la mano y eso hacemos, pero es la hora de enfrentar esta dictadura que ha vestido de luto una república próspera y que además, en el colmo de la ignominia vende nuestra soberanía. ¿No has pensado que jamás hemos sido más dependientes del capital extranjero que ahora? ¿Te parece bien que a nuestros hermanos o a tí mismo se te mire inquisitivamente al visitar un hotel o una playa para turistas? La revolución nos ha traicionado a todos, y no escondas que lo has sentido cuando has visto a nuestras hijas, a nuestras hermanas, a nuestras vecinas, en brazos de un turista extranjero. ¿Es esta la igualdad que nos prometieron?¿Sabías que las hijas de Raúl Castro tras estudiar en la Alianza Francesa iban cada año de vacaciones a París a perfeccionar su francés y a comprar semillas de orquídeas para satisfacer su hobby preferido? No somos iguales a ellos, pero sí podemos ser iguales en contra de ellos y hacer valer de una vez y por todas nuestro derecho a la libertad que nos corresponde. No debes temer dar el paso que durante tanto tiempo has meditado, aquí es donde están tus hermanos. ¿Acaso no os gustaría decir lo que piensas aunque fuera una vez? Si una vez nos llega la muerte, esta adquiere un tono dulzón cuando nos sorprende con la verdad en los labios, sin nada por decir, sin el espanto y la desazón de esconder la verdad de nuestros pensamientos. Tenemos derecho a una libertad que nos la han coloreado de verde olivo, la libertad no tiene color, es un abrazo, es un apretón de manos, es la sonrisa de un hijo, es descansar sobre la almohada sin remordimientos, es sencillamente el llegar al descanso con la sensación indescriptible de afirmar: Los míos viven, los míos ríen por derecho propio por el sudor de mi frente y no gracias al escarnio de otros.No dudéis, vuestro lugar está aquí al lado de los hombres buenos, lejos de la ignominia, convertidos en martillos implacables que golpea sin descanso sobre el yunque donde se forja una república nueva que llevará ese nombre que sabe a azúcar en nuestros labios: Cuba. La elección es vuestra, como dijo el gran César: Alea jacta est (la suerte está echada).

Por mi hermano Porfin Libre.

Unidad Tropas Especiales del MININT

Muy cerca de la rinconada. A pocos metros de la casa de Raul Castro, Son el equivalente a las avispas negras de las FAR.

Delfin casi capturado en La Habana

Un vuelo destino Panama fue desviado a La Habana por una emergencia, y mi hermano Delfin iba dentro de ese avion.











Mas sobre los reclutas de la UM1011



Ya el juicio finalizo, los reclutas fueron condenados a cadena perpetua.

Delfin Fdez y Carlos Calvo

Informacion sobre la cupula.







El Objeto 20

"El Objeto 20" [sector marcado en rojo], esta es la zona del CIMEQ destinada para el cuidado de Raul [3er piso], su hermano moribundo Fidel [4to piso]. El que no lo crea y diga que esto es rumor o bola, tiene 2 trabajos. Cambio y Fuera..

Comentario de Carlos Calvo

Hace más de un año cuando la TV de Cuba informaba al mundo sobre la proclama de Fidel, sobre el traspaso de poderes y la supuesta operación a que estuvo sometido el dictador. Todos celebramos en el exilio la noticia con mucha alegría, pero ¡que lejos estábamos de la verdadera situación de Cuba! ¿Qué pasó? Se nos llamó ese mismo día a un grupo de personas para que nos presentáramos en las instalaciones del canal 41 para emitir criterios de acuerdo a la experiencia de cada uno de la situación cubana. Cuando se me preguntó en base a los acontecimientos; yo respondí, que a partir de ese momento la dictadura comenzaría un plan de desinformación a la opinión pública dentro y fuera de Cuba que se mantiene hasta el momento

Tanto Raúl como Fidel y la cúpula gobernante sabían que dicho problema era irreversible por eso, cuando pasaron algunos meses, el mismo Fidel dijo que todo alrededor de su estado de salud era un secreto de estado. Eso fue un mensaje a todo el personal médico, a los miembros de su escolta y algún dirigente con acceso a su lecho de muerte y quien se atreva a decir algo sobre su estado, estaba revelando un secreto de estado y eso se paga con la vida.

Esto nos da que pensar. Yo, muy particularmente, digo que Fidel se debe encontrar muy mal o me atrevo a decir que se encuentra con vida artificial.

No es la primera vez que se hace esto en Cuba, lo mismo ocurrió con el escritor cubano Nicolás Guillen, quien estuvo un tiempo con vida artificial hasta que se le otorgara el premio España; dicho premio si mas no recuerdo era de $90.000 dólares. Digo todo esto porque me consta, ya que a mí y a tres oficiales más de Seguridad Personal nos tocó cuidar al escritor hasta que lo enterraran.

Por eso, en base a lo vivido durante 10 años protegiendo a Fidel y su familia, expongo todo esto.

Me he percatado por fotos mandadas desde Cuba e informaciones recibidas, que han habido algunos movimientos en Seguridad Personal y mucha de la gente del grupo operativo de Fidel, está ya formando parte de la seguridad del Segundo Secretario, como se le llama a Raúl por los miembros de seguridad personal. También a los “comandantes de la revolución” se le han reforzado su seguridad. A Carlos Lage, a Alarcón también le pusieron como escolta al capitán Víctor, del puesto de mando de palacio.

He recibido información fidedigna de que Raúl no está durmiendo todas las noches en el mismo lugar. Todo esto nos hace pensar que Fidel ya está fuera, y estoy convencido que la noticia que estamos esperando no la van a dar hasta que no depuren a las Fuerzas Armadas y al Ministerio del Interior y los organismo centrales del estado.

Por el hermano Carlos Calvo.